Saltar al contenido
Tienda online de payasos

Chistes de locos

Ya dec√≠a Arist√≥teles que no hay genio sin un gramo de locura. En cualquier caso, los manicomios son cantera interminable de chistes pasados de rosca. Genialidad o locura, qui√©n sabe, pero siempre los m√°s absurdos y disparatados chistes son los de locos geniales. Vamos con unos cuantos chistes de adorables locos de psiquiatr√≠a, el √ļnico negocio del mundo en el que el cliente nunca tiene la raz√≥n.

 

En un manicomio, un loco llama a la puerta de otro paciente. Toc, toc, toc.

Desde dentro se oye:

-¬°No estoy!

-Vaya… Pues menos mal que no he venido


Una pareja de internos en el manicomio:

-Mar√≠a, ¬Ņte quieres casar conmigo?

-¬ŅT√ļ est√°s loco?

-¬ŅY t√ļ?, ¬ŅEst√°s aqu√≠ de vacaciones?


-Dios me ha dicho que soy el mejor.

-¬°Mentira! ¬°Yo jam√°s he dicho eso!


Esto eran dos locos en un manicomio y uno le dice al otro:

-Oye, ¬Ņa que no eres capaz de subirte por la luz de la l√°mpara?

-Si, claro, qu√© listo… Para que luego t√ļ apagues la luz y yo me caiga.


Est√° un loco escribiendo una carta, cuando llega un celador y le pregunta que hace:

-Escribo una carta, contesta el loco.

-¬ŅPara qui√©n?

-Para mí.

¬ŅY qu√© dice?

-No s√©, ¬°a√ļn no la he recibido!


Alberto y Alicia son pacientes en un manicomio. Un día, mientras caminaban cerca de la piscina del hospital, él saltó inesperadamente y cayó hasta el fondo, donde permaneció inmóvil. La mujer se metió en el agua para salvarlo, nadó y lo sacó.

Cuando el director del hospital se enteró de su acto heroico, ordenó que se le diera de alta del hospital, pues consideraba que estaba mentalmente estable.

-Alicia, tengo dos noticias… una buena y otra mala. La buena es que te damos el alta, porque al meterte a la piscina y salvar la vida de otro paciente has demostrado que eres capaz de responder con cierto raciocinio ante una crisis, y tanto tus doctores como yo llegamos a la conclusi√≥n de que ya est√°s mentalmente sana y puedes abandonar el hospital.

La mala noticia es que aquel paciente a quien sacaste de la piscina se colg√≥ en el ba√Īo con el cintur√≥n de su bata…

-Qué cosas me dice, contesta ella muy sorprendida. ¡No se colgó! Lo tendí yo para que se secara.


¬ŅQu√© es lo mejor de la locura paranoico-esquizofr√©nica?

-Que uno nunca est√° solo.