Saltar al contenido
Tienda online de payasos

Chistes buenos

Chistes buenos… o no. Venga, vamos a intentarlos.


 

– ¿Tienes conexion WiFi?

– Sí, claro.

– ¿Y cuál es la clave?

– Tener dinero, contratarlo y pagarlo.


Conversación en una entrevista de trabajo:

– ¿Cuál es su nivel de inglés?

– Alto

– Muy bien. Traduzca “mirar”.

– Look.

– Perfecto. Ahora úselo en una frase.

– “Luke”, yo soy tu padre.

– Contratado.


¿Cuál es el café más peligroso del mundo?

El ex-preso


– Una pregunta, ¿cuál es tu plato favorito y por qué?

– Pues el plato hondo, porque cabe más comida…


¿Qué pasa cuando tiras un pato al agua?.

Nada.


– Ayer llamé a la policía porque entraron unos ladrones en mi casa y se llevaron hasta los vasos.

– ¿Y los detuvo?

-Sí, sí, los de tubo también se los llevaron.


¿Cómo te llamas?

– Lancelot.

– Pues atrápalot…


– Papá, ¿qué está más lejos, Sevilla o la Luna?.

– Pero vamos a ver, ¿tú ves desde aquí Sevilla?


Mi ordenador me gana al ajedrez, pero yo le gano boxeando.


General: -Soldado, ice la bandera

Soldado: – ¿Si? Pues le ha quedado muy bonita


– Cuando llegue, te pito y bajas.

– ¿Es que te has comprado un coche?

– No, un pito.


¿Cuál es el coche favorito de un fotógrafo?

El Ford Focus


Una pregunta, ¿cuánto te costó esa terapia que hiciste para poder dejar de pensar en comida a todas horas?

– Pimientos euros.


Pero mira que te he dicho diez mil millones de veces que no exageres…


¿Te gusta el rock progresivo?

– Cada vez más.


– Buf, creo me ha caído mal el chuletón.

– ¡Pues no le hables, hombre!


Equivocarse es humano, pero es más humano todavía el echarle las culpas a otro.


– Oiga, ¿el otorrino va por número?

– Van nombrando.

– Qué gran actor, pero no me cambie de tema.


Pues como te cuento, el viaje a la India me cambió la vida totalmente.

– ¿Más langosta, señor?

– Pero ponle curry.


Suena el teléfono:

– ¿Hola?

– Hola, buenos días.

– ¿Es aquí donde lavan ropa?

– No.

– Pues sí que son guarros.


Resulta que hay un tipo en la playa que va saludando a todo el mundo. Uno que está por allí le pregunta:

– Oye, ¿tú cómo lo haces para llevarte bien con todo el mundo?.

Y el otro le contesta:

– Mi truco es no discutir nunca.

– Pero eso solo no será, ¿no?

– Pues no será…


Tocan al timbre y es un técnico del ayuntamiento.

– Perdone, pero vamos a proceder a derribar del edificio contiguo.

– ¿Conmigo?


¿Qué hay peor que encontrarse un gusano en una manzana?.

Encontrarse medio.


– Perdone, ¿es este el ascensor de subida?

– No, la verdad es que he montado en otros mejores.


-¡Rápido, necesitamos sangre!

-Yo soy 0 positivo.

-Pues muy mal, aquí se viene a animar.